Vida y pasión de Blackberry | Reparar BlackBerry

Reparacion Blackberry

seguimiento de tu reparación
inicio contenido blog

Vida y pasión de Blackberry

 

La compañía canadiense, que en 2008 lideraba el mercado de los smartphones, se esfuerza ahora en evitar su hundimiento. La intención de la actual directiva pasa por volver a centrarse en el mundo de la empresa, donde todavía es fuerte. En el sector tecnológico todo sucede muy deprisa. Hace poco más de tres años, Blackberry lideraba el mundo de los smartphones y hoy la compañía enfrenta un futuro incierto en el competitivo escenario de los dispositivos móviles.

“Blackberry está muy viva” y “está aquí para quedarse”. De este modo, su presidente ejecutivo, John Chen, salía esta semana al paso de los rumores que hablaban sobre la posible desaparición de la compañía, en una carta abierta en la que también mostraba el convencimiento de que la empresa se reconstruiría en su nicho de mercado.

Las especulaciones sobre el hipotético fin de Blackberry suceden a otras muchas durante las últimas semanas sobre la posibilidad de que la compañía, en horas bajas, fuese comprada. En octubre se conocía la oferta Fairfax Financial, el principal accionista, de hacerse con el total de la empresa por 4.700 millones de euros pero no se materializaría la venta. Poco después, fue el interés de Facebook en hacerse con la empresa canadiense el que copó todos los titulares, pero la compra por parte de la red social tampoco llegó a producirse. Las acciones de Blackberry se mueven en mínimos históricos de 6,25 dólares canadienses, muy lejos de los 150,3 alcanzados en 2008 en los mejores momentos de la compañía.

Hace tan solo cinco años, Blackberry valía algo más de 80.000 millones de euros. Entonces, la firma canadiense todavía dominaba el mercado de los smartphones, una industria en la que había puesto el pie antes que nadie. La llegada del iPhone en 2007 marcó un punto y aparte en la incipiente etapa de los teléfonos inteligentes, que desde entonces se popularizarían rápidamente entre los consumidores. Blackberry aún crecería durante años.

Había llegado primero y partía con ventaja, pero en 2010 la competencia era ya fuerte y diversa. El teléfono de Apple era un monstruo en ventas y Android comenzaba a madurar –con terminales de muchos fabricantes (Samsung, HTC, Motorola…)- y pronto comenzó un ascenso que hasta el momento parece imparable. Como a tantas otras empresas, como Nokia o Motorola, el avance acelerado de Apple, Samsung, Google u otros fabricantes en el terreno de smartphones cogió a la compañía canadiense a contrapié.

El teclado QWERTY, la duración de la batería, la seguridad o su precio inferior a los iPhone fueron sus puntos fuertes o distintivos, especialmente en el ámbito empresarial, incluso en los momentos en que la empresa empezaba a ceder terreno frente a sus competidores. RIM, con sus Blackberry, llegó a tener una cuota del 50% del mercado estadounidense de smartphones antes de 2010. En 2012, atendiendo a las ventas a nivel mundial según sistema operativo, la compañía canadiense ocupaba ya la tercera posición en el ránking, muy lejos de Android e iOS, y se situaba en un 4,1%, aún sin tocar fondo. En el tercer trimestre de 2013 era un 1%, según datos de Strategy Analytics, viéndose superada también por Windows.

 

El smartphone de la empresa

La primera Blackberry salió al mercado en 1999, obra de la empresa canadiense RIM (Research in Motion Limited ) recientemente rebautizada de manera oficial con el nombre de su popular dispositivo y dejando atrás la firma original-. Este primer aparato ya ofrecía muchas de las características que harían a estos dispositivos enormemente populares unos años más tarde: acceso al correo electrónico, organizador, calendario y teclado QWERTY. Los sucesivos modelos, que terminarían por convertirse en el teléfono inteligente de referencia -especialmente en el mundo de la empresa-, fueron introduciendo mejoras, de la mano de una conectividad creciente y servicios de internet cada vez más desarrollados.

Ahora, entre ofertas y desmentidos de compra y tras sucesivas y drásticas reducciones de plantilla, Blackberry se esfuerza en redefinir su futuro. Uno de los últimos movimientos ha sido sacar su popular aplicación de mensajería, Blackberry Messenger, para iOS y Android. El fracaso de su último modelo de gama alta, el Z10, no ha permitido mejorar los resultados en ventas y las intenciones de la compañía, según la actual directiva –renovada la pasada semana-, pasan por volver a centrarse en el mundo empresarial. Especialización. Se trataría de una vuelta a sus orígenes. En palabras de su presidente ejecutivo, Chen, “sabemos que los dispositivos de Blackberry no son para todos. Eso está bien”.

 

El factor de la seguridad

Aunque la caída haya sido dura, Blackberry cuenta con un 1% del mercado de smartphones. El objetivo de la compañía es reconstruirse en ese nicho de mercado centrado en el sector empresarial, donde todavía resiste y se sigue confiando en la marca. Sus dispositivos, por la seguridad que ofrecen en las comunicaciones, son usados también por algunos de los principales líderes mundiales como el presidente estadounidense, Barack Obama (quien acaba de confesar que no puede tener un iPhone “por razones de seguridad”), o más recientemente -tras el escándalo de las escuchas- la canciller alemana, Angela Merkel.

Pese a atravesar momentos difíciles, la compañía con sede en Waterloo se mantiene sin deudas y además de importantes activos –como su valorada cartera de patentes- cuenta con unos 2.600 millones de dólares de liquidez. Y también, todavía, con la fuerza de su marca. El desafío pasa por conservar su valor y evitar el hundimiento.

Mas noticias sobre: Noticias sobre Blackberry

No hay comentarios

 

Dejar un comentario

fin contenido blog blackberry